Como preparar arroz y que no se pegue


El arroz cocido es un comodín dentro de la cocina: resulta perfecto como guarnición de cualquier guisado, queda muy bien en ensalada .

Además, tiene muchas otras ventajas: el arroz es rico en vitaminas y minerales, suave, de fácil digestión y muy alimenticio, aunque no engorda (25 gr. de arroz cocido tienen solamente 31 calorías).

Hay 2 formas fundamentales de cocer el arroz:

a) Con agua hirviendo:

1) Poner en un cazo agua con sal(el sistema más cómodo y preciso para utilizar la cantidad correcta de agua es usar una taza: por cada taza llena de arroz, hay que agregar 2 de líquido)a fuego medio.

2)Cuando el agua esté en ebullición, añadir el arroz en lluvia, sin remover. Mantener el fuego vivo hasta que recupere la ebullición, dejar 5 minutos y luego reducirlo a lento manteniéndolo así 15 minutos más, hasta que esté tierno, pero ofreciendo cierta resistencia al diente.

b) Con agua fría:

1) Colocar en un cazo el arroz crudo, el agua y la sal. Ponerlo a fuego medio, remover una vez y llevar a ebullición. En cuanto el agua empiece a hervir, reducir el fuego para que cueza lentamente y tapar el cazo.

2) Calcular 15 minutos a partir del comienzo de la ebullición. Durante este tiempo es muy importante no levantar la tapa ni remover el arroz, para evitar que descienda la temperatura del agua y el arroz quede apelmazado. Al remover, además, se comprimen los granos y lo que conseguimos es un puré en lugar de un arroz ligero y suelto.

3) Retirar la tapa una vez transcurridos los 15 minutos. El grano estará ya tierno. Verterlo en un colador para que escurra, aclararlo bien con agua hirviendo y servirlo. Si se prefiere, apagar el fuego y dejarlo en el cazo tapado durante 5 minutos en vez de escurrirlo y aclararlo.

Si el arroz queda blando y apelmazado
, puede deberse a que se haya levantado la tapa demasiado pronto o que se haya prolongado en exceso el tiempo de cocción. En ambos casos, es mejor prepararlo de nuevo. De todas formas, si no ha quedado demasiado apelmazado, se pueden añadir unas gotas de zumo de limón y revolver suavemente para que vuelva a quedar suelto.

Cuando el arroz se seca y se pega al fondo del cazo es porque se ha tenido el fuego demasiado fuerte. En este caso, si nos damos cuenta a tiempo, todavía se puede salvar el plato: añadir un poco de agua caliente, remover con un tenedor para despegar los granos del fondo y continuar la cocción hasta que el arroz esté tierno.

Otra causa de que el arroz se seque es que no todos los arroces absorben la misma cantidad de agua. Lo normal es, como ya he dicho, que necesiten doble volumen de líquido que de arroz, pero si ocurre que se queda seco y aún no está tierno, se puede añadir agua o caldo hirviendo. Por esto, no está de más que siempre que se hace arroz se tenga a mano un cacito con agua hirviendo, por si acaso.

Comentarios

Agrega un comentario