Como organizar los alimentos en el refrigerador


Si en cada ocasión que abres el refrigerador tienes que tirar lo que se echó a perder, no estás usando bien este gran invento del hombre moderno. Es muy importante tener el control sobre tus alimentos: en qué fecha los guardaste y cuándo debes consumirlos para asegurarte de que estén frescos y saludables.

EN EL REFRIGERADOR.

Los alimentos perecederos deben ir en la parte inferior del refrigerador y al fondo, no en la puerta, ya que ésta parte sufre cambios de temperatura cada vez que alguien la abre.
Por ejemplo, la mantequilla y los huevos deberían ir más al fondo, aun cuando éstos tengan asignados compartimentos específicos en las puertas (por cierto, es mejor mantener los huevos dentro de su empaque original, ya que se mantienen más frescos).

SI DESCONGELAS ALGO CONSÚMELO, YA QUE SI LO VUELVES A CONGELAR, LE PUEDEN ENTRAR BACTERIAS, ADEMÁS DE PERDER CONSISTENCIA, COLOR y TEXTURA.

Por otro lado, la zona más fría del refrigerador es la repisa más baja, por lo que es la ideal para colocar los lácteos. De hecho, éstos se mantienen más frescos en el cajón inferior (algunos incluyen la leyenda “Crisp”), que tiene un nivel de humedad ligeramente mayor al resto del refrigerador.

En cuanto a las rejillas y compartimentos de las puertas, utilízalos para guardar condimentos y alimentos embotellados (como mayonesas, aderezos y refrescos) que resisten mejor los cambios de temperatura y duran más.


CUENTA LA LEYENDA … LA LEYENDA “FECHA DE EMPAQUE” SIGNIFICA QUE EL CONTENIDO SE PUEDE CONSUMIR CON SEGURIDAD HASTA UNA SEMANA DESPUÉS. “CONSÚMASE PARA EL DíA … ” (“BEST IF USED BY … “) SIGNIFICA QUE NO DEBES DEJAR PASAR MÁS DE DOS DíAS PARA CONSUMIRLO. RECUERDA QUE ESTOS CONSEJOS TE GARANTIZAN-SEGURIDAD, MAS NO FRESCURA.

PIÉNSALO DOS VECES

Algunos alimentos pueden ser consumidos aun pasada la fecha de caducidad; otros no.

Lácteos: debes tener muy presente la fecha de caducidad, ya que producen hongos y levaduras. En el caso del queso, si le sale hongo pero no ha rebasado la fecha, puedes quitárselo sin problema.

Embutidos: es recomendable no consumirlos después de la fecha de caducidad, aunque sigan teniendo buena apariencia. Cuando empiezan a pasarse les sale lama: no la enjuagues, es malísimo.

Pan blanco: puedes consumirlo después de la fecha de caducidad, mientras no tenga hongo o lama (aunque se lo quites, el micro-organismo se distribuye hacia el interior, por la abundante humedad que encuentra).

CONSÚMELOS SIN MIEDO

Jugos embotellados, frijoles de lata, salmueras (aceitunas, chiles en vinagre), mermeladas y almíbares, se conservan mucho tiempo, debido al azúcar o la sal que contienen.

FRÍO, FRÍO. Temperatura ideal -18 ºC

Existen bolsas y recipientes de plástico diseñados específicamente para el congelador, cuya finalidad es eliminar la mayor cantidad posible de aire y humedad para mantener los alimentos frescos.

Es importante que anotes el día en que guardaste cada cosa y la fecha en que deberías descongelarlo. Toma en cuenta que el frío excesivo del congelador puede estropear los alimentos, sobre todo si entran en contacto directo con éste; como la carne, que modifica su textura y adquiere un tono verdoso. Cuando esto ocurre es común decir que está “quemada”. Lo que en realidad ocurre es que, por el frío directo, la proteína que contiene se cristaliza; por eso adquiere un color desagradable. Sin embargo, puedes consumirla sin riesgo alguno.

A continuación te mostramos unas tablas con las fechas de duración de los alimentos en el refrigerador:

En la cocina, todo lo que no es perecedero pertenece a la alacena. Harina, azúcar, especies, condimentos, pastas, latas, entre otras cosas, pueden guardarse en la despensa por un año o más. En cuanto a los alimentos enlatados, aunque pueden durar mucho tiempo, es mejor consumirlos en un tiempo no mayor a 12 meses.

Los recipientes de plástico transparente son ideales para guardar varios de estos productos, ya que, si los usas constantemente, estos envases los mantendrán frescos y a la mano (si rara vez consumes habas, por ejemplo, es mejor que las dejes en su empaque original para que no olvides la fecha de caducidad). Otro consejo: si guardas las latas en cajones de la despensa, colócalas boca abajo, de manera que tengas a la vista las fechas de caducidad cuando abras el cajón. Es buena idea dejar hasta atrás de la despensa las latas que tienen más cercana la fecha de caducidad y enfrente las que están por vencer. No olvides revisar y limpiar tu despensa al menos cada seis meses: así no olvidarás qué tienes guardado, rotarás las latas más viejas hacia adelante y tirarás a la basura aquellas que ya no sirvan.

Comentarios

Agrega un comentario