¿Cómo conseguir una pastal al dente?



La pasta estará “al dente” cuando está cocida en el exterior pero en el interior queda un pequeño hilo de pasta cruda, lo que hace que al masticar resulte ligeramente dura.

Para saber si ha alcanzado este punto, podemos sacar de la cazuela una unidad y comprobar si en el interior queda un pequeño hilo de pasta cruda (de color diferente). En el caso de los macarrones y los espaguetis, por ejemplo, esto se ve cuando se parten por la mitad. En ese momento, se saca del fuego y se escurre.

Cuando se va a consumir en el momento no es preciso refrescar la pasta, pero sí conviene hacerlo si se va a comer un poco más tarde. Así, una vez cocidos los macarrones, por ejemplo, hay que escurrirlos a la vez que se refrescan bajo el chorro de agua fría, ya que si los introducimos en agua fría y los dejamos a remojo con la intención de que no se peguen entre ellos, lo que conseguiremos es que se hinchen de agua y queden excesivamente blandos para su consumo.

La manera correcta de conservar la pasta una vez cocida, enfriada y escurrida, es untarla ligeramente con aceite de oliva.

No Responses

  1. 2 septiembre, 2013
  2. 24 septiembre, 2013
  3. 26 septiembre, 2013

Leave a Reply

Ad Blocker Detected

Nuestro sitio web es posible gracias a la visualización de anuncios en línea para nuestros visitantes. Por favor considere apoyarnos desactivando su bloqueador de anuncios.

Refresh